Noticias

Chocolate, dulce deleite para los tapatíos

Sáb, 04/02/2017
PDF version

El gran valor que tenía el cacao durante la época prehispánica para muchas civilizaciones de Mesoamérica, es el mismo que siente Carlos Alfredo Ríos Bayardo, de 30 años, por el principal producto que se realiza con los granos de esta semilla: el chocolate.

Oriundo de Ciudad Guzmán, donde su familia estableció una fábrica chocolatera que en ese entonces se conocía como “El Cometa”, a finales de los años 30’, Carlos estudió mercadotecnia en Guadalajara, y al notar que la cultura del chocolate era nula, decidió implementar catas y pláticas.

“Tenemos la idea de que el chocolate engorda, pero eso es culpa de los ‘pseudo chocolates’ que están en el mercado, no de los naturales. Es un producto que se fue rezagando en el menú y en la alacenas de las casas, porque nos empezaron a acostumbrar a chocolates llenos de grasas ajenas al cacao”, indicó Ríos Bayardo.

“Me acuerdo cuando empezamos aquí en Guadalajara, cuando ofrecíamos chocolate en agua nos decían que es chocolate para pobres; desconocían que originalmente era tomado en agua y tiene muchos beneficios. En esas cuestiones, sí hemos notado que la gente ya tiene más conocimiento, la gente ya sabe que el cacao es saludable, que entre más oscuro tiene menos azúcar”.

Encargado de la comercialización de la chocolatería AirePAZ, se siente orgulloso por mantener la empresa que iniciaron sus abuelos Baudelia Martínez y Carlos Ríos, y asegura que muchos pequeños negocios de nuestra ciudad y de Jalisco tienen la calidad necesaria para consolidar sus productos, pero desafortunadamente no cuentan con la exposición necesaria.

Respecto a las tendencias que se han generado en el reciente año para consumir productos locales, Carlos mencionó que: “nos tenemos que ganar al cliente, estar a la altura de las demás ofertas para que solitos seamos elegidos. Qué padre ver esa cultura de consumir lo local, pero que nos compren por calidad y por lo mismo nos consuman, y que lo local se convierta masivo”.