Discursos

Fecha: 
Diciembre, 2011

La función más importante que tienen los espacios públicos es la de integrar a las personas de una comunidad.

 

Sin embargo, cuando estos espacios están abandonados,  se obtiene el efecto inverso:

Se convierten en lugares de inseguridad y de exclusión ciudadana.

 

Desafortunadamente esto le pasó a muchos espacios públicos de Guadalajara y  el Parque Ávila Camacho no fue la excepción.

 

Por eso para nuestro gobierno ha recuperado espacios públicos como medio para reconstruir el tejido social y mejorar la convivencia comunitaria.

 

Bajo esta lógica, el Parque Ávila Camacho era especialmente importante para nosotros.

 

Este parque, por sus características y ubicación,  funge como factor de cohesión social no solo para los tapatíos, sino también para la gente de Zapopan y el resto de los municipios metropolitanos.

 

Esto es importante, ya que nunca hemos pensado en Guadalajara como un ente aislado.

 

La única manera de orientar un desarrollo sostenible, es considerándola como parte de un sistema que debe armonizar con el resto de los municipios.

 

Sin embargo, esta tarea no la podemos realizar solos.

 

Únicamente el trabajo en conjunto permite recuperar, construir y mejorar los espacios comunes  donde se desarrolla y se nutre el tejido social.

 

Estos espacios deben contar con ciertas características:

·        Los ciudadanos deben apropiarse de ellos, cuidarlos y mantenerlos en buen estado.

·        Deben ser accesibles para todos.

·        Deben estar limpios, ser funcionales y acogedores.

·        Deben ser atractivos en términos paisajísticos o arquitectónicos.

·        Y también deben ser seguros y considerados útiles por la población.

 

Estas características son precisamente las que quisimos darle a nuestro parque una vez que lo salvamos del abandono irresponsable en el que estaba.

 

En total, intervenimos en una superficie de 4.28 hectáreas, es decir, casi la mitad del parque.

 

Para ello comenzamos la rehabilitación a partir de su propio ingreso.

 

Construimos 3 nuevos módulos de baños, el área de comedores y nuevos pisos de concreto.

 

También tenemos una skatopista, un andador cultural y otro peatonal, así como una pista para trote.

 

El nuevo parque cuenta con un área completa para nuestros niños que incluye  zona de juegos, ciclopista y arenero.

 

Como pueden ver construimos este hermoso lago que tiene una superficie de 5 mil metros cuadrados y cuenta con una fuente lúdica y muelle de madera.

 

Con el teatro que habilitamos, se facilitará la práctica de actividades culturales y el acceso a espectáculos para toda la familia.

 

De igual manera, rehabilitamos el sistema de alumbrado con 64 luminarias nuevas y 70 espacios de estacionamiento.

 

Aquí es muy importante destacar la función ecológica y los beneficios que traerán los trabajos que llevamos a cabo en el parque para favorecer al medio ambiente.

 

Hemos colocado más de 15 mil metros de pasto, más de 25 mil plantas y nuevos árboles.

 

Invertir en la reforestación urbana, es invertir en nuestra calidad de vida, es invertir en la salud de nuestros hijos y en el bienestar de la comunidad.

 

Los árboles trabajan para nosotros, y lo menos que podemos hacer es aprender a cuidarlos y apreciarlos.

 

Como pueden percatarse, también contamos con un nuevo lago que,  a la par de constituirse como un espacio recreativo, se aprovechará como vaso regulador durante el temporal de lluvias. Esto nos ayudará a disminuir el volumen y velocidad del agua en el temporal, para evitar trastornos e inundaciones.

 

Este parque, es un factor muy importante para el medio ambiente.

 

Tendremos especial cuidado en mantener el equilibrio de la cuenca hidrológica sobre la que se encuentra, ya que cumple un papel determinante para la infiltración de agua.

 

Quiero recordarles que la cuenca de Atemajac está íntimamente ligada a la del Bajío y se conecta con la zona de recarga de mantos acuíferos que viene de la Primavera.

 

Esto repercute en el abastecimiento y la calidad del agua de muchos de los habitantes de la Zona Metropolitana.

 

Por todo lo anterior, puedo decir que hoy es un día de fiesta, pues hemos recuperado un parque después de muchos años de que nos lo habían arrebatado.

 

Un parque lleno de historia y lugares comunes para muchos tapatíos.

Un parque cuyo nombre lo llevó en vida un ilustre mexicano.

 

Me refiero al presidente Manuel Ávila Camacho, quien tenía un cariño muy especial por Jalisco, ya que estuvo destacamentado en nuestro Estado como comandante de la XV Zona militar y jefe de operaciones militares en el estado en 1932.

 

También se casó en el Municipio de Sayula con una zapopana, la señora Soledad Orozco.

 

Sus lazos con Jalisco también se vieron reforzados cuando otro extraordinario jalisciense fue su Secretario Particular: me refiero al ex  Gobernador Jesús González Gallo, que en su tiempo también transformó Guadalajara.

 

Estos hechos  ligaron al General Ávila Camacho para siempre a nuestra ciudad, a nuestro Estado y a nuestra Historia.

 

Por eso debemos aprender de la historia y apreciar el legado de quienes estuvieron aquí antes que nosotros.

 

Debemos aprender el ejemplo de quienes construyeron el parque y jamás olvidar a quienes lo entregaron a particulares para su usufructo.

 

Quiero decirles que este espacio que es de todos no volverá a caer en las manos equivocadas.

 

Los espacios públicos son de todos  y no deben utilizarse para beneficio de unos cuantos.

 

Los espacios públicos no son para rentarse ni para que nadie saque ninguna ganancia  económica.

 

Esos tiempos ya quedaron atrás: nunca más permitiremos el uso mercantilista y patrimonialista de los bienes de los tapatíos.

 

La del 96 fue la última concesión que se hará del parque Ávila Camacho.

 

De aquí en adelante, miles de familias podrán disfrutarlo sin restricción alguna como un espacio democrático para la convivencia y la realización de muchas actividades.

 

Con estos trabajos hemos cumplido un compromiso más que hicimos con los tapatíos.

 

Sin embargo, esto no significa que la tarea está resuelta. Seguiremos trabajando en el parque, brindaremos vigilancia y mantenimiento.

 

Por eso esperamos también un compromiso por parte de los usuarios y vecinos para que nos ayuden a vigilarlo, evitar el vandalismo y conservarlo en buen estado.

 

Esperamos que se le de un uso adecuado y racional para mantenerlo en óptimas condiciones para siempre.

 

Estoy seguro de que aprenderemos a cuidarlo y a respetarlo pues debemos ver a este parque, como si fuera el jardín de nuestra casa, y nuestra casa, es Guadalajara.

 

Muchas Gracias.